Qué es el acero forjado y cuáles son sus principales características

Qué es el acero forjado y cuáles son sus principales características

El acero forjado ha sido, desde el nacimiento de ULMA, nuestra razón de ser. Todo lo que hemos conseguido a lo largo de estas últimas décadas ha sido gracias a la pasión, esfuerzo y dedicación que le hemos puesto a este material tan preciado para nosotros. La gran mayoría de nuestros productos tienen como materia prima el acero forjado, un material que modificamos en forma y estructura interna a través de la aplicación de técnicas de forja que realizamos a temperaturas superiores a la de recristalización.

Así llevamos a cabo nuestro proceso de forjado

El proceso de forjado se realiza a través de la prensas, que mediante fuertes golpes y presiones conforman volúmenes y formas determinadas. En este proceso utilizamos herramientas como matrices, moldes o troqueles. De esta forma, las piezas procedentes de las forjas son mecanizadas para otorgarles así un acabado definitivo e intervenir lo mínimo posible para optimizar su fabricación al máximo.

El forjado es un proceso que debe realizarse a temperaturas que oscilen entre los 800 y los 1000º C, aunque también puede llevarse a cabo a temperatura ambiente, lo que se conoce como “conformado en frío”. Además, para eliminar las tensiones internas que surgen durante la forja, realizamos un tratamiento térmico denominado “normalizado”.

Qué es el acero forjado

El acero forjado es un material resultante de la aleación de hierro y carbono que conseguimos mediante la aplicación de presiones extremadamente altas. El acero forjado posee menos porosidad superficial, una estructura de grano más fino, más resistencia a la tracción y a la fatiga, además de una mayor ductilidad que cualquier otro procesamiento de acero.

En el momento de calentar el acero a la temperatura de forjado, este se vuelve dúctil y maleable, pudiendo moldearlo así en la forma que necesitemos aplicando la presión necesaria. A través de nuestros métodos de procesamiento y mediante la forja de acero, somos capaces de darle forma a una pieza de acero permanente sin que se agriete.

Cuáles son los tipos de acero forjado que existen

Podemos realizar una clasificación de la forja de acero en tres categorías diferentes dependiendo de la temperatura de formación:

Forjado caliente de acero

La temperatura de forjado se encuentra entre los 950 y 1250º Celsius, por encima de la temperatura de recristalización. Resulta en una buena conformabilidad y requiere bajas fuerzas de formación.

Forjado templado de acero

La temperatura de forjado se sitúa entre los 750 y 950º Celsius. Esta temperatura conduce a una ductilidad limitada y requiere fuerzas de formación superiores a las de la forja en caliente. Una de sus grandes ventajas es que se sitúa a medio camino entre el forjado caliente y el forjado frío, lo que le dota de una mayor versatilidad.

Forjado en frío de acero

La temperatura de forjado está en “condiciones de sala”, con una temperatura que alcanza hasta 150º Celsius. El resultado de este tipo de forjado es una baja conformabilidad y necesita altas fuerzas de formación. Cuenta con la gran ventaja de que permite una mejor conservación del material y un mejor acabado de la superficie.

Propiedades del acero forjado

  • El acero forjado se diferencia de otros tratamientos como el de fundición a través de sus propiedades, que son únicas:El acero forjado tiene una gran resistencia, una mayor dureza y una durabilidad de primera categoría. En contacto con otras sustancias, es muy poco probable que el acero llegue a romperse.
  • Es posible mantener la misma consistencia en todos los forjados de acero fabricados, ya que el proceso de forjado es bastante exhaustivo y medido.
  • Existe un límite en el grosor y tamaño del acero que se puede forjar, ya que la conformación del metal es un trabajo bastante tedioso.
  • La forja de acero es generalmente utilizada en aplicaciones mecánicas e industriales gracias a su resistencia, disponibilidad y tipos de aleación especializada, como acero inoxidable y acero al carbono. El forjado de acero ofrece una resistencia insuperable para la fabricación de piezas.

Todo ello, hace que en ULMA llevemos siendo especialistas en bridas y productos de acero forjado desde hace más de 40 años, siempre al servicio y las necesidades más exigentes de nuestros clientes. Como resultado, fabricamos productos de la más alta calidad y durabilidad, y que cumplen con todos los estándares exigidos por la ley y el mercado.

NOTICIAS RELACIONADAS
Dentro de la amplia variedad de bridas forjadas que encontramos en el sector, existen  las Leer más
Existen multitud de industrias que dependen enormemente de la maquinaria y piezas que forman su Leer más
Dentro de los modelos más utilizados, se encuentra la brida de cuello de soldadura o Leer más
Los diversos proyectos de ingeniería exigen la planificación de muchas decisiones y muchos detalles; uno Leer más