¿Cómo escoger una abrazadera para tubos de uso industrial?

El uso de abrazaderas en aplicaciones industriales es esencial para garantizar la estabilidad y seguridad de las tuberías. Estamos ante dispositivos que sujetan y soportan los tubos, evitando movimientos no deseados y reduciendo el riesgo de fugas y daños. Sin embargo, elegir la más adecuada puede resultar complicado, ya que existen diferentes tipos, tamaños y materiales disponibles en el mercado.

¿Qué es una abrazadera para tubo?

Una abrazadera para tubo es un tipo de dispositivo usado para sujetar y sostener tubos de distintos materiales y tamaños, ya sean verticales, horizontales o suspendidos en una pared o techo. Están diseñados paras evitar que estas estructuras se deslicen o se suelten, proporcionando estabilidad y soporte en instalaciones de plomería, fontanería, sistemas de canalización y otros proyectos que involucren tuberías.

Por lo general, están fabricadas con materiales duraderos, como acero, aluminio o plástico, y pueden ajustarse y sujetarse mediante tornillos, tuercas o correas. Además, suelen contar con tres partes diferenciadas: la banda de apriete, la caja y el tornillo que se encarga de apretar.

Tipos y usos de abrazaderas para uso industrial

Como ya mencionamos, las abrazaderas pueden utilizarse para sostener tubos de muy distintas características. Por este motivo, pueden encontrarse de muchos tipos. En general, y en relación con su tipo de fijación, podemos mencionar:

Abrazaderas de baja presión

Suelen ser las más económicas, pero también las más simples y con el tipo de presión ejercida más baja. Debido a esto, se necesitan revisar y reemplazar con cierta regularidad para evitar roturas o problemas. Por todo eso, no son las más empleadas en el ámbito industrial.

Abrazaderas de media presión

Estamos ante unas de las abrazaderas más comunes en el mercado y quizás las más clásicas. Una de las más comunes suele ser las llamadas de cinta o de correa, ya que tienen un brazo metálico flexible con múltiples perforaciones, que es el que ejerce la presión sobre el tubo. Además, su fijación es más fuerte que en el caso anterior.

Abrazaderas de alta presión

Las abrazaderas más sólidas y seguras. Cuentan con un diseño que hace posible que se puedan desmontar y mover sin tener que hacer lo propio con la tubería. En esta categoría encontramos las Supra, que cuentan con tornillos hexagonales de fuerte y fácil fijación, por lo que la presión que ejercen se reparte de una manera uniforme por toda la pieza que están sujetando. Por todo esto, son las más empleadas en la industria, ya que proporciona una alta sujeción que evita roturas, fugas y deslizamientos.

¿Qué factores hay que tener en cuenta a la hora de elegir una abrazadera?

Una vez que se conocen los tipos de abrazaderas en función de su sujeción, y que las más indicadas para la industria son la de alta presión, es indispensable atender a una serie de factores antes de decantarse por un modelo en concreto.

Carga máxima

Las abrazaderas pasan pruebas de carga segura, para determinar las cargas máximas permitidas y que soportan. Es importante no perder de vista esto y escoger la adecuada, puesto que de lo contrario la pieza no aguantará lo suficiente, ocasionando problemas que pueden llegar a ser graves.

Temperatura

La temperatura de los fluidos que circulan por las tuberías puede dilatarlas, por lo que hay que tener esto en cuenta antes de escoger una abrazadera en concreto. En este sentido, los grados que pueden soportar, normalmente, oscilan entre los -30 y los 120ºC.

Tamaño

El tamaño de la abrazadera tiene que ir en relación con el diámetro de la tubería. Además, no hay que perder de vista que en función del líquido que circule por dentro de la tubería y su temperatura, este puede dilatarse más o menos. Es necesario tener esto presente a la hora de escoger una abrazadera, para que en el caso de que sea así, tiene que permitir que el tubo se deslice sin romperse por altas presiones.

Material de la tubería

Las tuberías pueden estar fabricadas de muy diferentes materiales, cada uno de ellos con su resistencia térmica, a químicos o a condiciones ambientales específicas. Por este motivo, siempre ha de tenerse en cuenta este antes de decantarse por una abrazadera u otra, ya que existen algunas indicadas para plástico, por ejemplo, o para tubos de cobre.

Entorno

No es lo mismo instalar una abrazadera en un entorno de interior que en uno de exterior, puesto que las condiciones no son iguales. Así, si va a estar colocada en un ambiente externo, sería necesario decantarse por una pieza que resista la corrosión.

Requerimientos especiales

Como pueden ser la necesidad de colocarse y desmontarse rápidamente, o el aislamiento acústico. Por ejemplo, existen abrazaderas de doble rosca con revestimiento que están indicadas para el aislamiento acústico.

Si estás buscando los mejores materiales industriales para tu proyecto, no olvides consultar el amplio abanico de productos con los que contamos en ULMA Forged Solutions. Nuestro compromiso con la calidad nos ha llevado a utilizar los mejores procesos de fabricación, garantizando la durabilidad y resistencia de nuestros productos. Además, contamos con un equipo de expertos altamente capacitados que estarán encantados de asesorarte y ayudarte en todo lo que necesites.